domingo, 2 de enero de 2011

Absurda normalidad

.

The Sun Sets Sail

.

Se inventó una historia. Quería ser la protagonista. Dirigir su propio guión y festejar un final feliz. Entre los aplausos de su propia imaginación.

Se inventó una nave azul que volara más allá de las galaxias, donde los mundos no son mundos. O son mundos diferentes. Quería llegar al planeta del Principito y sentir el perfume de su rosa única. Tan única por el tiempo que había dedicado a cuidarla. Y quería tener la sabiduría para poder responder sus preguntas y que el trigo le recordara los cabellos rubios de su primer amor.

Se inventó un barrilete de alas de mariposa, para mirar el mundo desde arriba. Quería subir bien alto, a esa distancia mágica en que ya no se ven los defectos mal disimulados de los seres que se creen perfectos. Y volar igual que las gaviotas, “libre en el aire, por el aire libre”. Porque sabía que nada es imposible.

Se inventó un submarino amarillo para encontrase con Alfonsina, entre fosforescentes caballos marinos. Y hacer una ronda. Y rescatar poemas. Y buscar en las burbujas esos deseos escondidos que no se dicen, porque nunca se harán realidad.

Se inventó un nombre. O dos. O tres. O tal vez uno para cada día, porque no tenía a nadie que pudiera recordarlo. U olvidarlo. Y quiso ser Amanda, con lluvia en el pelo y sonrisa ancha. Y llamarse Lorena para ser todas o ninguna. O ser simplemente María, como una ensoñación.

Se inventó un pasado de tango, en un arrabal amargo con tonos de bandoneón. Con olvidos y tristezas. Y alegrías pasajeras. Y un amor que la esperaba, componiendo melodías. Y el recuerdo de su madre sentada junto al aljibe, entre aromas de menta y cedrón.

Y se inventó su futuro. Un futuro incierto de mañanas claras, y noches con estrellas, y nubes de algodón. Y se inventó una vida. Y se enredó en la nada. Y cayó en un abismo de cosas olvidadas. Y se miró al espejo. Y confundió su imagen con la de aquella niña que despertó de un sueño fantástico, donde lo absurdo era lo normal.

Y se miró al espejo… Y ya no estaba ahí…

.


La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”.

Edgar Allan Poe

.

C005FC~1

.

17 comentarios:

Marisol dijo...

Entre la locura y los genios hay solamente una pequeña frontera que los separa.
Me dió gusto leerte. La canción de fondo me distrajo un tanto... ¡qué tal tango! Trata sobre el tema. Wuau.
Te dejo un abrazo recién estrenado para este 2011.

Samsara dijo...

¡Qué relato más hermoso este de Edgar Alan Poe!.Te hace pensar, y eso ya es importante. Grácias por tu visita, y te mando abrazos y besos para tu nuevo año allá en tu país.Samsara. El lío que tuviste con los blogs, es porque tengo uno en Wordpress, y otro en Blogger, pero los dos aparecen en mi avatar, así pinchando en él, puedes visitar uno o los dos. Besos.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Sandra S.:

Me gusta la historia que se inventó, mucho. Yo reinvento mundos parecidos cada día para poder sobrevivir en un mundo de auténtica locura, no de la locura que hablaba nuestro querido Poe, la parte más sublime de la inteligencia :)

¡Feliz 2011!

Besucos.

Sandra S. dijo...

Hola Marisol!! Como me lo imaginé, la canción distrae, pero es tan hermosa que no pude dejar de ponerla.

Samsara, no se si sentirme confundida, orgullosa o avergonzada. El relato es mio, solo la frase es de Allan Poe.

Hola Mar!! Tranquila que todos vivimos en medio de la locura. Algunos saben diferenciar donde está la cordura y logran evitarla jeje

Abrazotes para las tres!!

gustavo dijo...

sndra....oye, que has dejado un relato tan tan precioso que casi estaría por inventarme una manera de ser. y esa manera de ser sería la de ladrón---y te robaría estas palabras. incluso robaría los sueños de la prota..parte de ellos, que no es cuestión de dejarle sin ellos..
besos, sandra.

javier dijo...

renacer cada día
salamandra que no se consume en el fuego, que, levanta sueños donde
lo bello es lo habitual
sueños
sueños... conversacion directa con nuestro dios interior
Tu entrada es magnífica Sandra
un beso

Pepe dijo...

Cuan todopoderosa es la fantasía. En alas de la imaginación, nos construimos sueños, vidas, volamos, navegamos mares, visitamos planetas. Lástima que se queda en el mundo de los sueños. Luego nos miramos al espejo y el protagonista de los sueños, no se corresponde con nosotros, es otro y desaparece, devolviéndonos a la realidad.
Un abrazo.

Monika dijo...

¡Entonces estoy loca! inteligente no se,..pero loca si, por supuesto. Especialmente hoy que me pregunto para que me lío entre foros que no me explican un corno porque mi plantilla de diseño no se abre.
Mis nombres son Beatriz, Monica, Monika, Monimica, Moika.
Pero todavía no me pude inventar la cordura normal y coherente de los que no sueñan.
De aplausos,...nadaaaa que garrón! con lo que me hubiese gustado!
Una vez le dije a una psicóloga que quería ser normal y ella me contestó: y que es ser normal?
Chau, ahí fue cuando perdí la esperanza, soy un caso perdido: una loca de perfil bajo.
Yo quería ser como Dalí!!
Abrazo((:))

Monika dijo...

¡¡¡SOLUCIONADO!!! Tuve que dar la vuelta al mundo pero pude entrar al diseñador, de una manera "absurdamente normal" jaja!!
GRACIAS!!

Samsara dijo...

Hola Sandra, no eres tú la que debes disculparte,ni senntirte confundida o avergonzada...¡ soy yo la que te debo disculpas, por no haberme dado cuenta de que el texto era tuyo, y la frase final remarcada en negrita , era de Edgar Allan Poe!.Pero...es que al leer el texto, y llegar al final, dí por supuesto que era del autor que aparecía después de la frase. En mi disculpa, te quiero decir, que te valorado al mismo nivel que Allan Poe.¿Es buena señal, que me haya dado esa impresión, no cres...?. Un abrazote, eres una escritora con clase.

Neogeminis dijo...

Me parece maravillosa la capacidad extraordinaria de invención y fantasía de tu protagonista!...sería bueno que las rutinas de la vida terminaran así!

un abrazo!

IRLANDA dijo...

Sandra me encantó, sabes que soy un poco así?, igual es que la realidad y la locura solo está separada por un fino hilo de seda. No te asustes tengo los pies en el suelo, pero a mi mente le encanta ser como tú has descrito, lo bueno es que todavía me veo en el espejo.

Tengo que decir de nuevo que es Magnifico tú relato.

Petonets, te quiero.

El Gaucho Santillán dijo...

Que bien escrito.

Se inventò un mundo propio, donde refugiarse. Muchos lo hacemos (entre la gente que anda en los blogs, es bastante comùn).

El problema, es que a veces, se confunde lo real, con lo imaginario.

Buen relato.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Este......14!!

(no creo en brujas, pero,por las dudas...visteSSSSS?)

Perlita dijo...

Un buen invento este, Sandra, sabe a ilusión y a aventura...Y también sabe a olvido..
me gustó.
Besotes

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

Estoy convencida...de que se necesita un puntito de locura para poder vivir...
pero tambien es cierto que la vida es mejor vivirla...y no soñarla...

un abrazo

adelita dijo...

hola Sandra.

Es hermoso y profundo el escrito.